+20

INVESTIGAMOS MÁS DE 20 TIPOS DE CÁNCER

+20

MOLÉCULAS DIFERENTES

+300

ENSAYOS ALREDEDOR DEL MUNDO

Actualmente tenemos aprobado un tratamiento para la leucemia linfocítica crónica y trabajamos en el desarrollo de soluciones para la leucemia mieloide agua, el mieloma múltiple y la mielofibrosis.

La leucemia es un cáncer de la sangre en el que se produce una proliferación incontrolada de una población anómala de células de la sangre. Estas células anómalas infiltran la médula ósea, impidiendo la producción de las restantes células normales e invaden la sangre y otros órganos. En función del tipo de célula afectada la leucemia puede ser linfoide o mieloide, crónica o aguda.[1]


Leucemia linfocítica crónica

La leucemia linfocítica crónica (también denominada leucemia linfática crónica o LLC) es un tipo de síndrome linfoproliferativo crónico con expresión leucémica.

La LLC es la leucemia más frecuente en los países occidentales (20-40% del total de leucemias).

La LLC es un cáncer de la sangre en el que la médula ósea y los órganos del sistema linfático producen demasiados linfocitos B, un tipo de glóbulo blanco. En condiciones normales, los linfocitos B y T son los encargados de combatir las infecciones, bien mediante la producción de anticuerpos que atacan a los elementos nocivos que invaden o se producen en nuestro organismo (linfocitos B), bien atacándolos directamente (linfocitos T).

En la LLC, los linfocitos B infiltran progresivamente la médula ósea, los tejidos linfáticos (ganglios y bazo fundamentalmente) y otros órganos como por ejemplo el hígado. Las manifestaciones clínicas de la enfermedad son consecuencia de dicha infiltración que desplaza a los elementos normales de la sangre e impide el correcto funcionamiento de los órganos afectos. Adicionalmente, los linfocitos producidos no funcionan correctamente y no pueden cumplir su misión de defensa del organismo.[1]

Leucemia miloide aguda

La leucemia mieloide aguda (también conocida como leucemia mieloblástica aguda o LMA) es el tipo más común de leucemia aguda en adultos. En condiciones normales la médula ósea produce unas células denominadas mieloblastos que, tras madurar, se convierten en granulocitos, células encargadas de la defensa del organismo contra las infecciones.

En la LMA las células de la línea mieloide (mieloblastos) proliferan de forma anormal invadiendo progresivamente la médula ósea, interfiriendo la producción de células normales de la sangre, lo que origina insuficiencia medular e infiltra tejidos extramedulares.[1]


ES-ABBV-200008